río carnaval

El paraíso de Tuiuti

río carnaval
río carnaval

Ficha Técnica 2024

  • Trama: "¡Gloria al Almirante Negro!"
  • Carnaval: Jack Vasconcelos
  • Presidente: renato thor
  •  Directora de Carnaval: André Gonçalves
  • Intérpretes: Pixulé y Grazzi Brasil
  • Maestro del tambor: Marcao
  • Reina del tambor: mayara lima
  • Maestro Sala y Portador de la bandera: Raphael Rodrigues y Dandara Ventapane
  • Comisión delantera: Claudia Mota y Edifranc Alves

 “¡GLORIA AL ALMIRANTE NEGRO!”

GRES Paraíso de Tuiuti | Carnaval 2024

Sinopsis - RESUMEN

Ni siquiera creemos que alguna vez existieron esclavos en un país tan noble, hoy el rojo destello del alba encuentra hermanos, no tiranos hostiles. ¡Todos somos iguales! Brasil, entre el ocaso del siglo XIX y los albores del siglo XX.

João Cândido Velho e Inácia Cândido Velho conocían bien la esclavitud y el sudor diario del duro trabajo insistía en no reconocer la diferencia entre el presente y el pasado; pero su hijo, João Cândido Felisberto, nació bajo la sombra de la libertad que extendió sus alas sobre nosotros, pero no escaparía a su herencia.

Orgulloso como un lancero negro con un pañuelo rojo, el niño cabalgó el alazán por las tierras gauchescas de la estancia en el pueblo de Encruzilhada. El negrito pastoreo lidiando con el rebaño de cascabeles y cintas, los pies de niño en la tierra, el viento en el viento, los ojos en el horizonte y la cabeza en las barcas que veía flotar río abajo llevando arroz, trigo, animales... Deambulando. .. Navegar... Era la vida, arduo trabajo disfrazado de sueño por cumplir mejor.

De niño, sin un arnés que le quedara bien y un futuro que garantizar, su destino era anclarse en la Armada. Este destino, por cierto, de muchos de los abandonados por tan alada libertad. Luchadores sin gloria, piratas, farofeiros, cachaceiros, hechiceros, servirían de marineros los que no tuvieran la dignidad de maestro de ceremonias. Entre alistamientos desesperados, comisarías y correccionales, se reclutaban marineros, mientras la buena estirpe de las clases sociales altas protagonizaba puestos de dirección, altos rangos.

Jerarquía distintiva tradicionalmente mantenida por la fuerza bruta. Los malos tratos y el pago vergonzoso a los marineros fueron legitimados por la “casa grande”, siempre con su amado látigo en la mano. Deck era un altar para el fetiche colonial que sangraba las espaldas de los santos entre cánticos y redobles de tambores en normalizada solemnidad. Tronco de mástil emboscado. Bodega de esclavos. Tatuajes de esclavitud que estropearon la carne del personal del sótano.

El clima y el viento en la capital federal hicieron que el joven João Cândido, hábil, dedicado, carismático entre sus pares y bien aceptado por los oficiales, se convirtiera en un marinero de primera clase. Su carrera militar lo llevó a mares nunca antes imaginados por el muchacho campesino: visitó puertos en varios países, navegó por la Amazonía y hasta se abrió paso entre bosques en una lucha armada en la selva para expulsar a los bolivianos de las tierras acres. Viajó a Inglaterra para acompañar la construcción y aprender a manejar los poderosos acorazados 'dreadnoughts', llamados Minas Gerais y São Paulo, ordenados por Brasil para reforzar el poder de fuego y potenciar la Armada.

Considerada por muchos como una acción muy ostentosa en un escenario sin una guerra inminente que afrontar y con un cuadro de soldados tan debilitado. Allí, con sus compañeros, asistió por primera vez a una reunión sindical. Los oídos de los marineros se sembraron con historias sobre huelgas, movimientos para mejorar la situación de los marineros, la gran rebelión que tuvo lugar en el acorazado ruso Potemkin, que se levantó contra la mala alimentación a bordo. Sintieron un soplo de aire fresco sobre sus cascos cansados de la humillación al enterarse de los logros de mejores condiciones y trato por parte de los compañeros extranjeros. Con lecciones en el equipaje y coraje en el corazón, regresarían diferentes. Decididos a levantarse contra las injusticias sufridas.

Al cruzar el ecuador de regreso a su patria, a bordo del Minas Gerais, con galones de comandante en los puños, João Cândido es aclamado dios Neptuno por la guarnición en la tradicional conmemoración de su regreso. ¡Salva a las sirenas, ballenas, marineros! ¡Salva al Neptuno negro! Era el símbolo de una alianza. Nació un líder.

El descontento de los marineros se haría cada vez más evidente, incluso expresado, y el movimiento insurreccional se concretó entre las bodegas de los barcos y en comités. La rebelión era necesaria.

Fue entonces cuando un acontecimiento precipitó los planes. Orden de aplicar doscientos quinientos latigazos a un marinero acusado del “delito” de llevar cachaza a la nave enrojeció las aguas de Guanabara en una muestra de crueldad. El sentimiento de indignación, que había sido reprimido durante mucho tiempo, estalló y, como dice el famoso canto de las gestas modernas, el Dragón del Mar de Ceará reapareció en el valiente marinero João Cândido en medio de la bahía de Río de Janeiro. Esa noche, los toques de clarín desde Minas Gerais no llamaban a la retirada, sino al combate. Al grito de "libertad" y "abajo el látigo", los rebeldes lucharon contra los oficiales, cascadas rojas brotaron de los uniformes blancos y tomaron el control. El líder de la revuelta, João, con un pañuelo rojo al cuello como un lancero negro de Rio Grande, comandaba los pasos. Río de Janeiro, entonces capital de la República, se enfrentó a los buques de guerra más modernos y poderosos del mundo con sus cañones dirigidos hacia ella, con banderas rojas izadas y exigiendo el fin del hambre y el látigo. Los estruendos de los primeros cañonazos sacudieron la ciudad. El recién juramentado presidente, el mariscal Hermes da Fonseca, salió del baile en el Clube da Tijuca camino al Palácio do Catete, donde recibió una advertencia de los amotinados con sus demandas y la amenaza de bombardear la ciudad y las embarcaciones. que no se adhirió a la moción en caso de negativa por parte del gobierno. Tal audacia fue asombrosa.

Por la mañana, la población abarrotó las playas y cerros para ver el magistral movimiento de los imponentes Minas Gerais, São Paulo, Bahía y Deodoro cruzando la bahía, la maravilla de ese momento, pero la curiosidad pronto dio paso a la desesperación cuando algunos cañonazos más Se dispararon tiros con armas de bajo calibre para asustar a los gobernantes y provocaron un movimiento desesperado de huida (de los más ricos) hacia la región montañosa y (de los menos favorecidos) hacia los arrabales. Los diarios y periódicos se hicieron eco de la extraordinaria situación más fuerte que el sonido de los disparos. Rápidamente hicieron famosa la figura del tan comentado “almirante negro”, como empezó a llamarlo el escritor João do Rio en la Gazeta de Notícias.

Luego de unos días de confusión política ante algo tan insólito, el gobierno cedió y prometió mejorar el trato y las condiciones de trabajo, y apagó el latigazo del modus operandi de la Armada. El Senado, apoyado por el feroz discurso de Rui Barbosa, aprobó una ley de amnistía para los marineros rebeldes. Con estas medidas se bajaron las banderas rojas, se desarmaron los cañones. El marinero lo consiguió. Ganó el almirante negro. Nadie más pasaría hambre. Nadie más sería azotado.

Con lo único que no contaban era con la traición del Presidente Mariscal de no cumplir con el acuerdo de amnistía y enviar a una parte de los rebeldes a prisión y al resto a un oscuro viaje de ida en la nave Satélite. Arrojados a más de una docena de compañeros en una pequeña celda insalubre en la isla de las serpientes, João los vio sucumbir envenenados por la cal arrojada a la cárcel. ¿Supervivientes? Solo él y uno más. Incluso con su salud quebrantada, permaneció encarcelado. Encadenado a las alucinaciones y pesadillas de aquella cámara del terror, devolvió la delicadeza al mundo bordando en tela-velas de esperanza que desplegaban su “amor” y deseo de libertad. La fuerte tormenta que atravesaba el marinero lo hizo atracar en el Hospital de Alienados de Praia Vermelha. Decían que el hombre del mar estaba loco.

Algún tiempo después, liberado de la fantasía de la locura, bajo el manto protector de la Irmandade da Igreja Nossa Senhora do Rosário, que proveyó para su defensa, fue juzgado por el Consejo de Guerra. Finalmente absuelto, pero desconectado de la Marina, continuó siendo perseguido por las autoridades. El gran jefe rebelde que aseguró la victoria de la sublevación de la flota pasaría a ganarse la vida como pescador en las mismas aguas de la bahía que fue escenario de su aventura, sobre las piedras pisoteadas del muelle de la Plaza XV. El mar era su amigo, nunca lo soltó.

Brasil, después del siglo XX y entrando en el siglo XXI.

João Cândido Felisberto conoció el legado de la esclavitud, se convirtió en símbolo de lucha contra la injusticia, de liderazgo. Es bienvenido en la gente. Cantado, versado, escrito, representado, pintado, tatuado, honrado en las escuelas de samba... ¡Viva el Almirante Negro! El mayor héroe de NUESTRA patria. El héroe del pueblo. Erigida en bronce, se instaló frente a la Bahía de Guanabara. Un monumento necesario para amplificar las voces contra el azote que aún hoy se empecina en utilizar en nuestra sociedad.

Ni siquiera creemos que los esclavos de antaño aún sean vistos y tratados como lo son en un país tan noble, hoy el rojo destello del alba no encuentra hermanos, sino tiranos hostiles. ¡No somos todos iguales!

Mientras haya quienes defiendan las dictaduras, habrá látigo en mano, al fin y al cabo, no fue hace tanto...

Jack Vasconcelos

Títulos escolares

2016

campeón

2011

campeón

1997

campeón

1987

campeón

Ficha técnica

  • Base: 05/04/1952
  • Colores: Amarillo dorado y azul pavo real
  • Presidente: renato thor
  • Bloquear: Campo de São Cristóvão, 33 – São Cristóvão – Río de Janeiro – RJ CEP 20921-440
  • Cobertizo: Cidade do Samba (Barracão nº 03) – Rua Rivadávia Correa, nº 60 – Gamboa – CEP: 20.220-290
  • Sitio web: http://gresparaisodotuiuti.com.br/

La historia de Paraíso do Tuiuti

La actuación de Paraíso, al principio, fue discreta, pero en 1968, con la trama de Júlio Matos en honor al barrio de São Cristóvão, ocupa el primer lugar del Grupo 3 y pasa al Grupo 2. Al año siguiente, obtiene el tercer lugar del Grupo 2 , a un punto de Unidos do Jacarezinho, subcampeón.

De hecho, hasta principios de la década de 1980, casi nadie escuchó hablar de la escuela, pero a partir de entonces, la escuela vivió un momento de gran euforia, gracias al esfuerzo de la artista carnavalera Maria Augusta Rodrigues, quien le dio el título de Grupo A la escuela que no tenía patrón, fenómeno propio de las grandes escuelas, que confieren fama y prestigio a quienes se acercan a ellas. Paraíso do Tuiuti solo podía contar con una pequeña subvención oficial para hacer frente a los elevados gastos que requiere el Carnaval, con las características que ha adquirido hoy. A fines de la década de 1990, la escuela siguió creciendo y fortaleciéndose, hasta que, invitada a participar en el Grupo A en 2000, presentó la trama sobre Don Pedro II y quedó subcampeona en el empate con la escuela.Em Cima da Hora , adquiriendo el derecho a desfilar en 2001 en el Grupo Especial.

En el Grupo Especial, la escuela contó la historia de un moro que salió de España, se dirigió a La Meca y terminó en Brasil, combatiendo en el Quilombo dos Palmares. Considerada la cebra del grupo de acceso A en el año 2000, la escuela la adoptó como mascota y la llevó a África Livre. La escuela tuvo muchos problemas con sus carrozas. En 2002, de vuelta en el Grupo Acceso, Tuiuti finalizó el desfile al amanecer, en una tregua por la lluvia y poca gente en las gradas. La trama era un homenaje al artista carnavalero Arlindo Rodrigues, famoso por los antiguos carnavales de Salgueiro e Imperatriz.

En 2003, Tuiuti se destacó en el grupo de acceso. Con la trama en honor al centenario del pintor Cândido Portinari, presentó un desfile creativo desarrollado por el artista carnavalero Paulo Barros. El comité del frente entró con faldas de cepillo giratorias, vestidas con una paleta de pintura en acuarela. En los laterales, la gran corona, símbolo del colegio, realizada con 7.500 botes de pintura, incluyendo tapas cubriendo el piso, generando un bello efecto visual. También impactó el carro con esculturas de negros cargando sacos de café, sin figuras vivas y con cañones de luz de abajo hacia arriba, así como la alegoría que traía espantapájaros de las milpas que coreografiaron para espantar a los cuervos. A pesar del tercer lugar, el desfile fue tan sorprendente que Unidos da Tijuca invitó a Paulo Barros a desarrollar la trama de la escuela de Borel en 2004 en el Grupo Especial, escribiendo una nueva historia del carnaval carioca.

En 2004, nuevamente cerrando los desfiles de grupos de acceso, Tuiuti veneraba al poeta Vinícius de Moraes, desarrollado por el artista carnavalero Jaime Cezário, pero no se destacó. Al año siguiente rindió otro homenaje, esta vez al periodista Ricardo Cravo Albim, pero terminó relegada al Grupo de Acesso B.

En los años siguientes intentó escalar en el grupo, pero recién en 2008, con un complot hablando del sambista Cartola, consiguió el subcampeonato y volvió nuevamente al grupo A de acceso en 2009.

En 2009, Tuiuti trajo ruletas, dados y cartas llenas de colores y destellos para revivir la época de lujo y riqueza que marcó al imponente Cassino da Urca.

Para el carnaval de 2010, la escuela trajo el mismo tema que el de 1990, un homenaje a la escritora Eneida de Moraes. Sin embargo, no se trató de una reedición, sino de una relectura, donde se agregaron nuevas ideas, como una mención al Carnaval virtual. El colegio terminó, en 2010, en la 12ª posición, quedando relegado para el año 2011 al Grupo B, junto a Unidos de Padre Miguel. Después del descenso, la escuela tuvo que abandonar su cancha, debido a una medida cautelar impuesta por el DER-RJ.

En su regreso al Grupo B, la escuela São Cristóvão trajo como tema O Mais Doce Bárbaro – Caetano Veloso sobre el cantor Caetano Veloso, del artista carnavalero Eduardo Gonçalves. Hizo un desfile candidato a ganar, incluso con el homenajeado desfilando. Daniel Silva fue el intérprete y Gracyanne, reina de los tambores.[14] Última escuela a desfilar el martes, en Sapucaí, con este desfile, obtuvo el título de Acceso Grupo B.[15]

Para 2012, la escuela contrató al artista carnavalero Jack Vasconcelos, que estaba en Viradouro, y al Mestre Celinho (ex-Unidos da Tijuca), que hacía algunos años que estaba alejado del carnaval. Titulada “A tal mineira”, la trama trataría sobre Clara Nunes.[16] Terminó en último lugar, pero, por una maniobra que le quitó los derechos a la LESGA, se quedó en el grupo de acceso A. En 2013 siguió la misma línea de homenajes, esta vez al humorista Chico Anysio.

En agosto de 2013, Renato Thor, abdicó de la presidencia de la asociación, para dedicarse a la vicepresidencia de la LIERJ, dejando en su lugar a su padre, Jorge Honorato.[18] Trajo al experimentado carnavalero Severo Luzardo, para reeditar la clásica trama de samba Kizomba – A festa da Raça, con la que Vila Isabel se proclamó campeona del Grupo Especial en 1988.[19][20] Unos meses después del desfile, la escuela incluso consideró despedir a Claudinho Tuiuti del mando de los tambores,[21] lo que finalmente no sucedió. Muy elogiada en su desfile, la escuela permaneció en el mismo grupo para el año siguiente.

En 2015, la escuela apostó por el regreso de Jack Vasconcelos, como artista carnavalero, que sorprendió con una trama de temática indígena, “Curumim chama Cunhantã que contaré…”, basada en un libro del escritor Hans Staden. Con un desfile increíble, con el destaque de su comisión de frente, la escuela terminó con el 5 º lugar.

Para 2016, la escuela mantuvo a Jack Vasconcellos, aunque también firmó el carnaval de la União da Ilha. Daniel Silva siguió al frente del coche de sonido de la escuela y, en un principio, haría equipo con Ciganerey (quien incluso grabó el CD Serie A), sin embargo, fue llamado a ocupar el micrófono principal de Mangueira por la muerte del intérprete. Luisito. Sin embargo, a Daniel se sumó Leandro Santos, que había dejado el Estácio de Sá. La batería, prosiguió el laureado Mestre Ricardinho, con el objetivo de llevar 120 puntos a la escuela en la pregunta, ya que en 2014 y 2015 la batería Super Som garantizó la máxima puntuación (40 puntos) para la asociación. Con el tema “A Farra do Boi” la escuela realizó un emocionante desfile y ganó la Série A perdiendo solo 0,1 de los 270 puntos posibles, asegurando así su regreso al Grupo Especial después de 15 años.

Para el carnaval de 2017, la escuela se reforzó con la experimentada pareja de Mestre-Sala y Porta-Bandeira Marquinhos y Giovanna, procedente de Viradouro y con la intérprete Wantuir, procedente de Portela. En un principio, Wantuir haría equipo con Daniel Silva, pero dejó la escuela. La trama fue “Carnavaleidoscope Tropifágico” sobre los 50 años del movimiento Tropicália. La escuela hizo una hermosa presentación, pero sin mucho protagonismo. En el cómputo finalizó en el duodécimo lugar, pero debido a los numerosos accidentes ocurridos en los dos días del desfile de las Escuelas de Samba (uno de ellos involucrando a la propia Tuiuti, con la última carroza presionando a algunas personas en la parrilla del Sector 1, lesionando una veintena -entre los heridos, la locutora Liza Carioca, fallecida dos meses después) LIESA decidió vetar el descenso a la Serie A en 2017. Por lo tanto, Paraíso do Tuiuti permanece en el Grupo Especial para el carnaval de 2018, realizando su mejor participación en la samba de Río élite – dos años consecutivos.

Para el carnaval de 2018, el tema de la escuela será sobre el 130 aniversario de la Lei Áurea, cuyo título será “¡Meu Deus! ¡Dios mio! ¿Se ha extinguido la esclavitud? A diferencia de años anteriores, Tuiuti optó por encargar su samba-enredo a los compositores de la escuela, y estará respaldada por el intérprete Nino do Milênio (ex Inocentes de Belford Roxo) y la pareja de maestros de sala y abanderados Marlon Flores y Danielle Nascimento .